Blogia
BALCONES ABIERTOS

Por el día de la mujer (bis)

Por el día de la mujer (bis)
Iba a acostarme ya, pero es que no puedo dejar de pensar en lo pequeña y cutrecilla que es la reseña que he escrito. Me parece muy poco para un día como hoy. No sé qué homenaje rendir al género, a las que consiguieron el voto, a las que consiguieron la independencia a través del trabajo, tantas cosas... En el facebook he escrito:

"Y ahora ¿qué hago yo hoy? ¿felicito a las amigas? ¿les digo que si se sienten tan timadas como yo con esto de la revolución de la mujer? ¿les dedico una canción o un poema? Anda, anda... mejor me tomo una cervecita a la salud de todas ustedes y me acuesto un ratito. Que llevo tres años de sueño atrasado. Qué paséis un buen día, comadres".

¿Cómo ha sido vuestro día? ¿Os han regalado algo?¿Lo habéis pasado bien? 

Aquí ha estado todo el día lloviendo. Es el año que más ganas tengo de que llegue la primavera y el que más parece que va a tardar en llegar. Me he mojado, me he resfriado, he hecho la colada, he leído un ratito y me he metido en el Lidl a ver qué me regalaba yo a mí misma por el día de la mujer trabajadora. Me he comprado unos calcetines "no-press" negros, que van con todo y un sujetador reductor tipo deportivo, porque a mi todo lo que sea reducirme me viene bien. Me lo he puesto todo nada más comprarlo. Yo hago esto siempre, porque no vaya a ser que pase cualquier cosa y que me quede sin estrenar lo que me acababa de comprar. Dicen que las gitanas hacen eso, estrenar la ropa o los zapatos en cuanto que se lo compran. Yo he llegado alguna vez incluso a salir de la tienda con lo nuevo puesto y lo viejo en la bolsa. A lo mejor es que tengo algo de gitana, no lo sé tampoco, igual que no sé un montón de cosas (que conste que no me enorgullezco de ello).

He jugado con el niño a disfrazarnos de momias y hemos gastado dos rollos de papel higiénico. Luego nos hemos disfrazado de heridos y él se ha pintado todo con un rotulador rojo permanente que a ver cómo se lo quito mañana. He cenado navajas chilenas con limón y ahora estoy viendo la tele un ratito. Hace un momento que me he quitado la ropa que tenía puesta para ponerme el pijama y, como suele ocurrirme últimamente, ahora es cuando me estoy dando cuenta de cómo estoy yo. No sé si habréis visto el programa ese de las mil maneras de morir. Es un programa que cuenta cómo se ha muerto gente haciendo el tonto. Recuerdo una que se murió practicando la danza del vientre. Era verano y estaba ensayando en su casa con un pañuelo. Se le enredó el pañuelo en el ventilador del techo y se "ajogó" en un santiamén. Se quedó ahí colgando, dando vueltas vestida de danzarina, toda envuelta de medallitas doradas y destellos luminosos de las telas arábigas, como un globo de feria descarriado.

Pues, al quitarme los calcetines, he pensado que yo podría haber sido la protagonista de algún capítulo de esta serie tan macabra. Ahora he puesto las piernas en alto y ya las tengo un poquito mejor, pero el elastiquillo "no-press" se ha lucido. Como dos botas katiuska de color granate tenía yo las piernas hace un ratito. Y lo malo es que he estado todo el día así y no me he dado cuenta hasta ahora. Pues eso no es todo. Cuando me he liberado del sujetador reductor, tenía un surco por todo el contorno que parecía que una serpiente pitón me hubiese estado estrangulando durante toda la tarde. Seguro que uno de estos le ponían a Marisol en su época para disimular que se estaba haciendo mujer.Total, que entre un elástico y otro, he estado con la circulación cortada durante horas. La calidad no es cara, no, pero duele un poco y aprieta una barbaridad. Ya me imagino el titular del capítulo:" una madre aturullada se corta la circulación de los tobillos, las pantorrillas y el tronco y se muere con toda la pinta de un chorizo de rosario".

En fin...este ha sido un breve resumen de la celebración de mi día de la mujer trabajadora. No puedo dejar de pensar en todas las mujeres importantes de la historia, en las del Lyceum de Madrid con la generación del 27, en las maestras de la República, en las artistas que tuvieron que romper tantos prejuicios, en las que votaron por primera vez, tuvieron una cartilla de ahorros a su nombre o montaron un negocio de manera autónoma. Sin embargo, tampoco puedo dejar de pensar en que menos mal que no me compré las bragas deportivas sin costuras para completar el conjunto. Porque ya no llevaba más dinero, que si no... a lo mejor me habría muerto hoy. Fíjate qué día más señalado.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Un fan rendido -

Me encantaba leer en verano los artículos de Elvira Lindo en El país (su refrescante sección se llamaba "Tinto de verano") en los que narraba la vida de manera muy similar a cómo usted lo hace (¿seguro que usted no es ella travestida de maruja?); sólo que su marido era "su Santo", por lo que tenía que aguantarla a ella, y aquí más bien parece que la Santa es usted, y su marido un pedazo golfo invisible y distante. Señora, ¿por qué no lo deja y se viene conmigo? (aunque sea un ratito, cuando esté trabajando) Yo le daré calorcito del bueno, le haré ver que usted es una diosa para mí, que sus lorzas son lonchas de jamón para mis ojos, que su grasa es la alfombra roja que yo beso cual papa genuflexo, que sus palabras son para mí elixires hilarantes (no hay nada que me ponga más que una mujer que me haga reír, y más si está -permíteme que te tutee- entradita en carnes y años, como tu pareces estar. He encontrado este blog de casualidad, y gracias al anonimato me atrevo a escribirte las cosas que no me atrevería a decir ni en susurros, pues soy un tímido impenitente. Deja a tu maromo machistorro (¿cómo una mujer como tú ha podido caer con un tipo cómo ése? Y encima ronca como una morsa y no se despierta ni loco para atender a su niño. Dios, como odio a esos cabrones que dejan en feo a la otra mitad de la especie). Si contestas a mi mensaje quizás me atreva a dejarte mi email. No tiene por qué enterarse nadie. Además, seguro que el lerdo de tu marido no lee lo que escribes y hasta a lo mejor ni siquiera sabe que mantienes un blog. ¿Me equivoco?

Almudena -

Me alegro de que os guste. Besos. Cómo se nota que nos entendemos.

Carmen Pulido -

Ayyy! Que no puedo parar de reirme! Pero que arte que tienes hija!

Rosa -

Una descripcion perfecta de lo que en realidad somos las mujeres trabajadoras, perfectas perfectas, mujeres mujeres y muy mujeres y muy muy trabajadoras, ah¡ y sobre todo, antes muerta que sencilla. Besos

Almudena -

Me alegro de que te haya gustado, Aurora. Cualquier día de estos me pongo a contar batallitas nuestras de la velada de los Ángeles o el Bianco, o historias de los primeros novios y los cotillones de fin de año y verás tú si nos vamos a reír. Se admiten sugerencias, jeje.Un besito.

Auro -

Bueno Almu,no puedo contigo, literalmente no he podido parar de reirme, conforme iba leyendo, más me reía, las lágrimas no me dejaban seguir con la lectura, desde luego tu escrito no tiene desperdicio, sin duda uno de mis monólogos preferidos ajajajajaja.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres