Blogia
BALCONES ABIERTOS

Écija se inunda

Hoy la banda sonora de mi casa la están interpretando entre
los bomberos y la policía. El pueblo se inunda. El arroyo que lo atraviesa se ha desbordado y se lo está tragando poco a poco. Este río justiciero nos recuerda cada invierno que las tierras eran suyas y emerge de lo subterráneo arrasando las casas que se entregan mansamente a la riada. Hoy no tengo ganas de hacer bromas. Esta tarde me duele mucho mi pueblo. Así es, mi pueblo, después de tanto tiempo, de tantas cosas. Recuerdo haberte odiado por haberte quedado con mi amigo del alma y escupir en tu carretera cada vez que tenía que pasarla, con un nudo en la garganta y los ojos inundados, como tú estás ahora. Recuerdo cuando al poco tiempo dejé la playa porque tenías trabajo para mí. Yo no quería quedarme. Pensaba que nuestra relación era algo imposible después de lo que me habías hecho. Pero pasaban los meses y no dejabas de compensarme. La gente de aquí me acogió como el que recoge a un niño que se ha perdido en unos grandes almacenes y lo abraza y lo entretiene para que se le pase el sofocón. Tus calles se me hacían amables, tus terrazas, tus helados, tu biruji, tu club de jazz del que nunca quería irme. Una ciudad tan impresionante, tan altiva, tan torera y tan frágil a la vez. Hoy lloro contigo, porque cada invierno te ahogas sin consideración y el barro arremete contra tus puertas y te tumba como yo hubiera querido hacerlo hace años. Pero ahora no. Yo ya te perdoné, porque te empeñaste en que lo hiciera. Porque en los concursos de traslados siempre me salías tú (o Setenil de las Bodegas) y fuimos renovando poco a poco nuestro contrato hasta obtener el definitivo, otra vez aquí. Porque sé que de alguna manera, sientes lo que pasó y me lo recuerdas cada día, con la gente, con todo lo bueno que me ha ocurrido desde que estoy aquí. Has conseguido que te quiera sin rencores y que se me pase el plazo sin concursar, porque tú ya eres mi casa.Lo más importante de mi historia está sucediendo en ti. Siento mucho esta inundación y todas las anteriores. Esta noche me siento impotente al no encontrar pañuelo que seque las lágrimas de este pueblo, ni consuelo para su gente, ni perdón para sus políticos. Lo siento mucho. Cuando se me pase la pena os escribiré otro monólogo en femenino. Hoy no puedo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Rosa Ocaña -

Precioso lo que has escrito sobre "tu pueblo", no sabia yo que lo querias tanto ni que escribieras tan bien. un beso y espero con impaciencia un nuevo monologo en femenino.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres