Blogia
BALCONES ABIERTOS

Cultura general

Cultura general

Relato
ganador en el XI Certamen de relatos cortos “Victoria Sendón”

Convocado por el Área de Servicios Sociales,
Igualdad, Vivienda y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Écija, a
través del Centro Municipal de Información a la Mujer


Hace poco estuve en la sala de espera de la dentista y, por casualidad, cayó en mis manos una de estas revistas de cultura general que tratan temas de máximo interés, como el tipo de camisas que disimulan las cartucheras, las propiedades del pepino, las operaciones estéticas al alcance de todos, la dieta de moda o cómo combatir los efectos de la menopausia, la celulitis, la flacidez facial y otras delicias.

Dejar atrás el cerebro, enfrascarte en sus grandes fotografías, hipnotizarte ante la feminidad de sus mensajes y abandonarte sin más a la deriva de sus páginas es un ejercicio de desconexión que todos deberíamos practicar por lo menos una vez a la semana para poder sentir la lobotomía de sus bucles, maquillajes, trenzados y consejos variados.

El primer tema que tocaba la revista nada más empezar era el de una parte de la fisiología femenina que suele ser fruto de controversia: nuestras nalgas.

Cargamos con nuestro culo todo el año, pero en el mes de mayo es cuando más nos pesa y las revistas lo saben. Lo miramos, lo medimos, lo golpeamos, lo raspamos con un guante de crin siguiendo las instrucciones del papel couche. Alguna de nosotras es capaz hasta de darle descargas eléctricas (como se le hacía antiguamente a la gente loca) pincharlo, succionarlo y maltratarlo de mil maneras con tal de hacerlo desaparecer como dice la revista. Pero nuestro trasero, después de
tanto tiempo, nos tiene mucho cariño y le cuesta despegarse, así que, una vez probadas todas las soluciones que propone la publicación, sólo nos quedan dos opciones: volverle la cara o aceptarlo tal cual es, como hacemos con los maridos.

Yo, personalmente, he optado por la segunda opción. He empezado a buscar las ventajas que puede tener parecerse a una Venus de Willendorf y padecer esteatopigia.

En primer lugar, siempre tenemos un asiento mullido, aunque nos sentemos sobre una
piedra. También podemos ser la almohada de nuestros hijos a la hora de la
siesta. Podemos acompañar nuestra canción favorita con percusión corporal
(tocando el pandero) y alojar en nuestra hucha un millón de euros si los
tuviéramos.

Por otra parte y continuando con la lectura de la sala de espera, en la misma revista, unas páginas más adelante, dice que existen estudios que aseguran una relación directa entre el tamaño de las posaderas, la salud y la inteligencia.
De manera que se supone que tener unas buenas cachas ayuda a disfrutar de buena salud, previene el desarrollo de la diabetes y mantiene bajos los niveles de colesterol. Por lo visto, el omega 3 se acumula en las nalgas. Este ácido graso
interviene en el desarrollo y el buen funcionamiento del cerebro y por eso
somos más listas. El talento se manifiesta en forma de celulitis. El estudio
también asegura que los hijos nacidos de madres con caderas más anchas son intelectualmente superiores a los hijos de madres de caderas estrechas y que esta teoría justifica la preferencia masculina por los culos voluminosos, que obedece a un instinto primario para asegurarse la evolución de la especie y no tanto a un deseo libidinoso.

Una
vez leído el estudio, hice las paces con mis posaderas. Comprendí que cuando los albañiles me gritan desde la obra: “qué pedazo culo, morena”, en realidad se están fijando en mi capacidad intelectual, en la superioridad de mi estirpe y en mi capacidad para engendrar algún machote espartano y a la vez inteligente.

Por
otra parte, pienso en las tendencias que surgen, sobre todo ahora en la época estival, y me pregunto cómo puede ser que una característica tan típicamente
femenina, tan común y tan cotidiana como puede ser la acumulación de grasa en la retaguardia, no se haya puesto de moda todavía. Analicemos los fenómenos.

En la
página 23 de la edición que os estoy comentando se hace referencia a un
movimiento feminista que se llama sobaquember.
Se trata de romper con los prejuicios sociales que consideran antiestético una mujer con las axilas sin depilar. Lo máximo no es dejarse el pelo de la
sobaquera largo, sino que además hay que teñírselo con colores llamativos. La cosa es que Instagram ya está repleto de muchachas con las concavidades color naranja, rosa o violeta. Algunas se ponen los pelos de varios colores, como las mechas que le hacíamos con la cera Manley a las melenas de nuestros “pequeño
pony” y a las Barbies viejas. Otras se lo ponen a conjunto con el color del
cabello, incluso con el color del vello púbico. De forma que se colocan un
pelucón verde pistacho, un manojito de algas con forma de hoja de parra y un scotch-brite bajo el brazo. Todo de lo más natural, por supuesto, actual y moderno. No como nuestro horrible culo.

Otra
tendencia veraniega que lleva ya un tiempo circulando y que también aparece en
“Cultura general”, concretamente en la página 32, consiste en el tampodka, que es empapar un tampax en vodka e introducirlo en el orificio vaginal para así provocar una borrachera inmediata. Yo no sé si de camino se te desatrancará la tubería, en caso de tenerla atascada, se te desinfectará el circulillo y se quedará una vacunada
contra la sífilis; se exterminarán las ladillas, la candidiasis y otras
venéreas de por vida, se te ensancharán las trompas de Falopio y hasta las de Eustaquio si me apuras. Eso ya no lo explicaba el reportaje.


También

tenemos, en la página 40, el eyeballing,
que es tomar chupitos de alcohol por los ojos. Así que una chavala moderna de
hoy en día, si quiere estar totalmente “in”, lo que tiene que hacer es, en
pleno mes de julio, dejarse crecer los vellos del sobaco, teñírselos de un
color como rosa fucsia o azul eléctrico, irse de marcha con las amigas y, al
llegar al bar, hacerse una infusión en el cubata con el propio tampón, verterse lo que le sobre por los ojos y, ya para terminar, enrollarse con un colega que acabe de conocer al que le vaya el tema del oculolinctus,
que no es más que buscar el placer erótico lamiendo el globo ocular. Fuentes fidedignas aseguran que el oculolinctus proporciona
una sensación tan agradable como un beso de tornillo, pero es mucho más
innovador, dónde va a parar.


Lo que no

cuentan los usuarios de esta costumbre es cómo puede ser que se conocieran en una fiesta universitaria y que acabaran vendiendo cupones en la esquina del bar
en el que experimentaron ese amor a primera vista: “Mira qué cosa más tierna,
dos cieguecitos que se han conocido en la ONCE y ahora son pareja”, pensamos todos. Qué malas pasadas nos juega a veces la lógica.


En cuanto

a la moda de las pasarelas, véase la página 45, vivimos
en una época de contrastes en la que puede pasar de
todo. Por ejemplo, que lo que antes
se consideraban “defectos”, ahora estén de moda. Primero fue la 
diastema (los dientes separados,
con embajadoras que van desde Brigitte Bardot a Lara Stone pasando por Georgia May Jagger), después las 
cejas gruesas (la pionera fue Brooke Shields, y la reina de las cejas bold es
hoy Cara Delevingne) Actualmente, le toca el turno a las orejas grandes y/o despegadas. Si hace
unos años era uno de los motivos
más comunes de complejos en la infancia y su corrección la cirugía estética más
frecuente en menores de edad, el look Dumbo arrasa hoy sobre la pasarela y en las
campañas de publicidad de las firmas de moda.


Lo último, sin embargo, en la página 47, es lo de Gwyneth

Paltrow, que ha revelado que vaporiza su vagina para proporcionar una
“liberación energética”. Por lo visto, te

sientas en lo que es esencialmente un mini-trono, recuerdas los tiempos en los que dabas clases de gimnasia rítmica en el colegio, te relajas suavemente y una
vaporeta  polti, en una combinación de
infrarrojo con vapor y artemisa, limpia tu útero y equilibra tu vagina. “Si
estás en la onda, tienes que hacerlo”, afirma la Paltrow. Habrá que pensárselo.


¿Dije “lo

último”? Pues no, porque al pasar la página, la misma actriz continúa con un testimonio que le cambió la vida y que nos recomienda a todas para salir de nuestra monotonía, romper barreras y estar a la última en cuanto a tratamientos corporales se refiere: la hidroterapia de colon (prima hermana de la técnica descrita anteriormente)


Describe

dos tipos: la primera y más natural consiste en ingerir laxantes de hierbas,
polvos y cápsulas antiparasitarias, a la vez que te introduces un enema de
hinojo y tomillo. Cuando las infusiones laxantes y el enema se crucen en el
camino, se producirá el sortilegio mágico a través del cual liberarás tus
toxinas, recobrarás tus energías positivas, cerrarás tu kundalini para siempre y
se te pondrá el colon como una patena.


La segunda forma la practican en una clínica privada de Ibiza

y la recomiendan igualmente Pocholo y la duquesita de Alba. Otra cosa que habrá
que probar. Consiste en ingresar en la clínica y ser atendida por un
especialista en terapia de colon. El especialista te seda un poquito, te tumba en pelotas en una camilla y te introduce por el orificio una máquina que bombeará agua hacia el interior de tu colon. Esa manguera luego sacará el agua que está en tu tracto intestinal de manera que te lavará hasta el último escondite
de tu intestino grueso, delgado, medio y todo lo que haya entre tripa y tripa
alojado. Este remedio te garantiza una pérdida de peso inmediata, pero lo más importante es que reestablecerá la conexión entre tu laringe y tu
desembocadura. Vamos, que deberás tener cuidado si, una vez terminado el tratamiento, te da por jugar a eso de encestar un cacahuete en tu boca, no vaya
a ser que te lo tragues y te aparezca por el desagüe de manera instantánea.
Habrá que tenerlo en cuenta igualmente.


En fin, que andaba yo intentando asimilar los trucos para bajar el nivel de

colesterol, para aumentar el tamaño de las pestañas, reducir la piel de
naranja, eligiendo el color para las mechas de mi monte de Venus, pensando en
un licor que no me dañase mucho el cristalino, buscando la forma de irrigarme
el colon y vaporizarme la vagina en un dos por uno, lo típico, esperando encontrarme
ya con la sección del horóscopo, cuando apareció de pronto ante mis ojos,
rondando ya la página 50, un espacio que se titulaba Diseño de interiores. Sin embargo, no aparecían cortinas,
distribución de muebles ni dormitorios infantiles por ninguna parte. Un poco extrañada por la fotografía de una mujer enseñando sus partes íntimas, me detuve algo más en la lectura: “El paso del tiempo modifica el aspecto de tu zona íntima. ¡Que no te mine la autoestima! La medicina estética genital llega en nuestra ayuda para rejuvenecer allí donde lo necesitas”.

Además
de poder mejorar tu aspecto con una liposucción, un lifting o unas prótesis en las mamas, tú puedes ser mucho más bella y sentirte muchísimo mejor y más joven
si te haces de camino una clitoplastia, una liposucción en el pubis, un
blanqueamiento genital o un rejuvenecimiento vaginal.

Es
totalmente comprensible, tras una dura jornada de trabajo, lidiar con el
Mercadona, los tres niños y la familia política, que una llegue a su casa, se
quite la faja, los tacones y el maquillaje, se siente donde pille y se ponga a
mirarse los bajos, se deprima o se sienta acomplejada porque sus labios mayores
son más grandes que los de su hermana o tenga el clítoris más desarrollado que
el de su compañera de curro.

También
puede ocurrir en otras ocasiones, que en vez de tumbarte en el sofá a ver una peli en estado zombi, te pongas a darle vueltas a la cabeza porque has acumulado
grasa en el pubis, se te ha oscurecido el ano o tu capuchón clitoriano ya no es el que era. A mí me pasa constantemente, es totalmente normal.  Menos mal, que gracias a artículos como este,
una se entera de que se le puede realizar una reconstrucción en el monte, un engrosamiento del punto g y se le puede aplicar un peeling químico en los labios menores. También pueden ponerte inyecciones de un ácido para eliminar la
sudoración de tu vagina y hacerte, por decirlo de cualquier forma, un
resurfacing genital, eliminando tu epitelio para renovar su aspecto con láser y
terminar con un blanqueamiento de la zona con unos líquidos novísimos que ya
los quisieran los del Vitaldent para ellos. En definitiva, lo que viene a ser
lo mismo que ponerte todo lo de delante como una hojaldrina y todo lo de atrás
como un rosco de vino, pero en plan fino.

Tras
leer toda la información, me he quedado mucho más tranquila, porque con la pereza que da mover los muebles, ponerse a redecorar las habitaciones o
cambiarle la funda al sofá, meterse en un quirófano, que te propinen un chute de anestesia general y te reestructuren el conejo, la verdad es que suena hasta menos estresante de lo que yo me esperaba.

Una
vez procesados todos los datos y digerido lo que significa que yo me tenga que sentir acomplejada, desanimada y con la autoestima baja por tener el mejillón oscurecido, el diámetro del ojete unos milímetros más ancho que la media europea, el totete gordito y los labios mayores asimétricos respecto a los menores,
me puse a pensar si este tipo de cirugía existiría también en el género
masculino.

No sé.
Lo mismo ellos, en un arrebato de envidia mítica a la raza que se lleva la
palma sexualmente, corrían a ennegrecerse el pene químicamente. Quizás es más
frecuente de lo que yo pienso que los varones comparen su circunferencia
trasera en los vestuarios del gimnasio para ver quién la tiene más grande, como
se rumorea que hacen con otras partes de su cuerpo. Quizás, de vez en cuando,
se sienten hundidos porque su escroto está acumulando grasa o se vienen abajo
si a su glande le sale alguna estría o la fuerza de la gravedad atrae con todas
sus fuerzas a uno de los inseparables y al otro no. Podría ser que ellos
recurriesen a las inyecciones de ácido hialurónico para rejuvenecer el aspecto
y otorgarle más frescura y movimiento a su pene, o que se insertasen colágeno
en las partes colgantes para tensar el tejido y así poder conciliar el sueño y
recuperar su vida normal, la de antes, cuando todo estaba en su sitio y el
mundo genital era perfecto.

De
modo que he soltado la revista y he cogido el móvil. Me he puesto a investigar
sobre el tipo de tratamientos que los cirujanos ofrecían a los varones para la
redecoración y el adecentamiento de sus espacios interiores. Y he aquí lo
encontrado:

Primera opción: alargar el pene

Segunda opción: engrosar el pene

Tercera opción: alargar y engrosar el pene

En resumen, una mujer en boga puede anidar en las axilas dos

estropajos de scotch-brite si le da la gana, paliar los efectos de la
menstruación con vodka intrauterino, irse de chupitos oculares hasta que se le
desprenda la córnea, liarse con un emo al que le ponga chuparle las pupilas,
tener las paletas una aquí y otra en Pekín, las cejas como Bibi Andersen en sus
buenos tiempos y las orejas como Pepe Soplillo, vaporizarse la vagina,
irrigarse el colon, blanquearse el ano y recogerse los labios mayores en forma
de tirabuzón si le apetece, pero no puede tener celulitis, porque eso está
totalmente “out”.  Tampoco puede dejar de
medirse ni el triángulo ni el círculo, no vaya a ser que estén desparejados,
asimétricos, ennegrecidos o vete tú a saber qué. Ya sabéis todas que lo
importante está en el interior. Así que a practicar la introspección se ha
dicho.


Yo tenía pensado escribir aquí una conclusión, alguna frase especial que comparase las mil y una opciones que tenemos nosotras con las tres operaciones básicas de ellos. Pero, la verdad, no me siento con fuerzas para romper el mito de lo complicadas que somos las mujeres. Si a alguien se le ocurre algo, que lo escriba aquí sin compromiso ninguno. Mientras tanto, un abrazo a todas, independientemente de la medida, grosor, caída y orientación de vuestro clítoris.

P.D.

Y si

alguna tiene mano en “Cultura general”, cuando pueda, que dedique alguna letra
a las pechugas, a las lorzas, a los michelines (love handles en inglés), al
funcionamiento del cuerpo humano, a las cachas, al parto, a la amistad y al
amor.  También se admiten temas como las
maestras de la República, las mujeres de la generación del 27, las tertulias de
Doña Frasquita, las que tuvieron que hacerse pasar por hombres para poder
estudiar, como Concepción Arenal,  las
del voto, las políticas, las pintoras, las que se cansaron del sí de las niñas,
las que se empezaron a poner pantalones y se sacaron el carné de conducir,
también valen las directoras de orquesta y sus dolencias, las conductoras de
autobús, las científicas, las madres de familia, las buenas estudiantes, las
que han tenido que irse a Alemania y, como no, las que preferimos el pescaíto
frito y el tinto de verano antes que la crema anticelulítica, que, como suele
decirse, también somos hijas de Dios.

Os dejo, que me toca entrar ya en la consulta.



Almudena Ocaña Arias



Écija, 8 de marzo de 2017





 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Gema Estudillo -

Genial y divertido Almu
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres